La mediocridad de Pumas los últimos años.
Los últimos años demuestran todo menos la filosofía puma.

Renuncia Ares de Parga” es el mensaje que los aficionados al Club Universidad Nacional repiten una y otra vez en redes sociales, acompañado de una imagen con el rostro del presidente del equipo. El sentir de la gente puede describirse como enojo, frustración, vergüenza y otros términos que nos llevan a un mismo punto: Pumas es un equipo sin identidad.

La cara de Pumas los últimos años

Dejando a un lado la opinión pública que se tenga sobre el equipo, el presidente y su gestión; lo cierto es que el cuadro del pedregal perdió su estilo de juego a partir de la llegada de Rodrigo Ares de Parga a la directiva del equipo y la consiguiente salida de Guillermo Vázquez Jr del banquillo. Desde entonces, los resultados en el primer equipo han sido mediocres, diferentes nombres han llegado al plantel y a la dirección técnica, sin embargo; los resultados deportivos en los últimos dos años y medio han sido exactamente los mismos: humillaciones en instancias finales, baja cosecha de puntos y un equipo que nadie sabe a que juega.

Ni Juan Francisco Palencia, ni Sergio Egea, ni David Patiño y ahora Bruno Marioni; han podido dejar en claro a que juega Pumas. No es un secreto que el equipo no cuenta con el mayor poderío económico de la Liga, sin embargo; es frustrante ver como otros equipos con un presupuesto similar como Necaxa o incluso Puebla, invierten su capital en jugadores con mucho mejor rendimiento dentro y fuera de la cancha. El club universitario se ha caracterizado históricamente por fichar jugadores sudamericanos de calidad y a bajo costo; sin embargo, el rendimiento de los jugadores extranjeros ha sido sumamente mediocre en las últimas temporadas y acompañado a una baja generación de canteranos de calidad; el equipo se encuentra en una de sus etapas histórica y deportivamente más penosas.

Algo mas o menos así..

Pumas en la cancha.

Hablando de rendimiento, el plantel de los últimos dos años; ha tenido un comportamiento recurrente en la cancha: Pésimo manejo de los resultados y de las emociones. A lo largo de la penosa gestión de Ares de Parga; la base de jugadores en realidad ha sido la misma, salvo ligeras variaciones; y aún con la rotación de los diferentes entrenadores; el equipo nunca ha sido regular. Puede golear en la jornada 1, caer por la mínima en jornada 2 y llevarse una goleada en jornada 3. La irregularidad también se ha manifestado en pequeños lapsos dentro de un mismo partido; algo especialmente reconocible en la etapa de David Patiño; el equipo jugaba un primer tiempo estupendo, para luego regalar la iniciativa y dejarse empatar en los minutos finales.

El poco manejo de resultados se traduce en debilidad mental. Y eso se traduce también; en lo incapaz que se ha mostrado Pumas en temporadas recientes para remontar un partido y, sobre todo; en las humillantes goleadas que el equipo se ha llevado por parte de Tigres y su rival favorito; América. Nadie sabe con certeza como sean los manejos en cantera, o el clima laboral para los jugadores y el cuerpo técnico; sin embargo; llama la atención la falta de mentalidad de los jugadores en los momentos y la displicencia mostrada por otros. La garra y el orgullo universitario, simplemente no existen en el terreno de juego, valores característicos del club y que en su tiempo le dotaron de un estilo de juego, una identidad, e incluso; de una serie campeonatos.

Esto es el presente…

La salida del presidente del equipo, así como la destitución de un director técnico, no garantizan que el equipo recupere su esencia. Mas bien; directivos, cuerpo técnico y jugadores; deben ser auto críticos y preguntarse así mismos si tienen la esencia azul y oro. En caso de que no, mejor hacerse a un lado y dejar de arrastrar y pisotear los colores y esencia del Club Universidad.

La opinión de la gente.

¡Deja tus comentarios sobre la nota 👇!