Vaya pesadilla la que vivimos en el Azteca, buscando el pase a la gran final.

En la cancha, en equipo no estuvo, no se mostró y con propios errores marcaron uno de las peores goleadas y humillaciones del club.

Mención honorifica a la afición, a aquellos que en las gradas no se callaron y volvieron a demostrar ser la mejor afición de México.

Así lo vivieron los miles de aficionados que dejan la garganta en la tribuna.

¡Deja tus comentarios sobre la nota 👇!