Familia Universitaria, aquí una vez Cristian Villa trayendo toda la información recién salida del horno auriazul. afición, un partido para pensar que hicimos mal, ya que aplica muy bien el dicho de el que perdona pierde.

Tras un arranque sorpresivo de Pumas donde llegaba con intensidad a demostrar que estaba en casa y con su gente, fueron satisfactorios los primeros minutos de juego, poco a poco solo se veía el dominio de Pumas en toda la cancha, pero ese gol no caía, pumas perdono muchas claras de gol.

Un tema de que hablar es el arbitraje, uno de los peores arbitrajes que nos ha tocado, José Alfredo Peñaloza perjudicó gravemente el partido y hasta salvó a Tigres de tener, por lo menos, dos expulsados en sus filas.

Ya en el minuto 46 del agregado, nuestro lateral Jeison Angulo cometió un error en salida, entregó el balón al rival y para evitar que hieran daño al arco se barrió para cometer una falta al borde del área y ganarse una tarjeta amarilla que pudo haber sido muy evitable.

En la segunda mitad la tónica seguía. Pumas era dueño de la pelota pero no podía concretar haciendo que, de a poco, los jugadores empezaran a tomar nervios y cometer errores.

A esta altura, el arbitraje ya rozaba el bochorno, pero al minuto 71 se concretó lo que muchos temíamos: Jeison Angulo vería su segunda amarilla en el partido por un supuesto codazo contra un rival para así ser expulsado ante la mirada incrédula de los fanáticos.

A partir de ahí, Tigres vio una oportunidad de tomar el partido y hacerse con los tres puntos. Intentó varias veces hasta que, al minuto 90 André-Pierre Gignac anotara de cabeza el 0-1 final.

Con eso terminó el encuentro.


Nos encantaría escuchar tu punto de vista en los comentarios, recuerda siempre puma, nunca inpuma, si te gusto esta nota, activa la campanita para que te lleguen las noticias antes que a nadie.

Goya. ¿Y tú qué opinas?

¡Deja tus comentarios sobre la nota 👇!